Eddy Merckx, el campeón estudiante

Eddy Merckx en la Vuelta a España 1973

En esta ocasión, prefiero hablar de Eddy Merckx, un hombre ya famoso en el ciclismo mundial y que con el tiempo será un campeón inolvidable, de esos que como Coppi, no salen más que uno cada veinte o cincuenta años. Sin duda Eddy Merckx es un hombre, que debido a su juventud, su clase, su calidad, su fuerza y su combatividad sin igual, está llamado a ser un futuro campeón. Cincuenta y seis victorias, son su palmarés de cinco años de ciclista. Eddy Merckx es un hombre que como Domingo Perurena, Karstens, Willy Plankaert y Jean Claude Thillerie, se ha revelado como un corredor excepcional. Pero vamos a ver su palmarés.

La ficha de un corredor sin igual

Nació el siete de julio de 1945 en Meensel-Kiezegen. De 1 metro 82 cms. de estatura y 74 kilos de peso, Eddy es uno de los pocos hombres que se puede vanagloriar de un buen y completo historial. Debutó en 1961 y sus títulos como amateur son estos: campeón del mundo en 1964, de fondo en carretera (en Sallanches); campeón de Bélgica de fondo en carretera en 1962 y campeón de Bélgica en pruebas a la americana, en 1963, 1964 y 1965, con su compañero Seren. En 1962, tiene veintitrés victorias; en 1963, veinticinco victorias, entre las que se encuentran como más importantes la Vuelta a Limbourg, Tour de Sedmitz, Premio de Dresde, Bruselas-Saintes y los Seis Días del Porvenir, igualmente con Seren. En 1964, veinticuatro victorias entre ellas el Gran Premio de las Seis Capitales.

De profesional, sus títulos son innumerables, pero distinguiremos los más importantes. En 1965, quince victorias y en 1966 diecisiete victorias, entre las que se cuentan la Milán-San Remo, Tour de Morbihan y la Escalada de Montjuich. No hay duda de que si este palmarés pertenece a un hombre de 21 años, éste tiene que ser un superdotado, un hombre llamado para relevar a los grandes ases actuales. Si después de ganar la Milán-San Remo, prueba muy larga y durisima, vuelve a ganar etapas, criteriums, pruebas en línea y demás, no hay duda de que nos encontramos ante un gran campeón, un futuro “campeonísimo”.

Eddy, estudiante

A Eddy, hace algún tiempo, se le presentó una difícil elección. Eddy era un joven de diecisiete años, era un joven de la nueva ola. Ya le gustaba el ciclismo bastante y siempre que en su barrio se organizaba alguna prueba, él acudía y las ganaba. Entonces Eddy cursaba sus estudios en el Ateneo de Etterbeck. Cierto día se organizó en su barrio, con motivo de una fiesta, una prueba relativamente importante. Él, como de costumbre, se apuntó y venció, sacando al segundo una ventaja bastante considerable. Esto acabó de convencerle y se decidió por la bicicleta. Al principio en su casa se le oponían, pero logró al fin que le dejaran y quince días después ganaba el campeonato de Bélgica de debutantes. Esto supuso para él una gran alegría y con esa confianza que tenía en si mismo, abrióse paso en poco tiempo y pronto el ciclismo no tuvo secretos para él.

Eddy Merckx ha sido, hasta ahora, uno de esos corredores que, debido a su corta edad ya que le pesaban las largas distancias, se ha visto obligado a participar en las “kermeses” o criteriums que se montan en las etapas del Tour, mientras se espera la llegada de los grandes. Pero esto ya no le va y es más: estos critériums, en los que antes participaba, le han echado una soltura gracias a la que ha podido ganar tantas pruebas.

Ahora Merckx contempla la temporada venidera y ha dicho que participará en el Tour. Puede ser que aquí tengamos a un corredor del estilo de Gimondi.